En Italia el maíz es muy poco usado, pero en el Sur de América lo utilizan muchísimo y tiene multitud de clases que lo denominan.

Os presentamos el maiz morado.

La planta del maiz morado es subtropical y sigue siendo coltivada desde siglos principalmente en los valles peruanos: han sido encontrados objectos con la forma de esta panoja que tienen por lo menos 2500 años. De hecho, era muy utilizado como colorante por la población Inca.

Además de ser un colorante natural, tiene muchísimas propiedades beneficiosas para nuestro cuerpo:

-          Como el color morado sugiere, la panoja  es rica de antioxidantes y polifenoles. Por lo tanto ayuda a bajar la presión del sangre y el colesterol, a bajar la tendencia del sangre a la coagulación y a aumentar la capacidad antioxidante del sangre.

-          Previene la degeneración de algunas celulas del cuerpo, por lo tanto ayuda a prevenir el temido cáncer. De hecho contiene fitonutrientes que refuerzan el sistema inmunitario y protegen contra las sustancias cancerígenas.

-          Consumirlo protege de las enfermedades degenerativas como la arterioesclerosis, la diabetes y la artritis.

-          Es muy rico de magnesio, potasio, fósforo y vitaminas del grupo B.

El maiz morado es utilizado para crear recetas con un color particular, como por ejemplo la bebida llamada “Chicha Morada”, una variedad de la Chicha de que hemos ya hablado. Hoy os proponemos un dulce riquísimo a los cítricos.

Ingredientes:

150 gr. de harina de maiz morado

250 gr. de harina de trigo de repostería

Piel de una mandarina sin parte blanca

Zumo de dos mandarinas

300 gr. de azúcar glas

3 huevos tamaño XL

200 ml. de aceite de girasol

225 ml. de leche

1 sobre de levadura

En un robot de cocina, ponemos el azúcar glas y la piel de mandarina y los pulverizamos.

A continuación batimos un minuto los huevos a velocidad media. Seguidamente añadimos los líquidos y mezclamos unos segundos más. Por último, añadimos las dos harinas junto a la levadura y mezclamos bien pasando por todas las velocidades.

Dejamos reposar durante 10 minutos en el vaso.

Colocamos la mezcla en el recipiente que deseemos y dejamos reposar otros 10 minutos más. Mientras, precalentamos el horno a 175º. Una vez alcanzada la temperatura, introducimos en el horno y cocinamos unos 40-45 minutos aproximadamente. Una vez finalizado el tiempo, dejamos reposar el molde en una rejilla de horno, para que no se moje por debajo y quede demasiado reblandecida. Es mejor dejarla varias horas para probarla.

Buen provecho!